CASO MALDONADO: qué es el “Protocolo de Minnesota”

 

Se trata de un mecanismo internacional que fue aplicado para la realización de la autopsia al cuerpo del joven tatuador. La autopsia al cuerpo de Santiago Maldonado fue realizada conforme el “Protocolo de Minnesota”. Se trata de un método internacional para trabajar con casos donde existe presunción de participación del Estado.  Elaborado en 1991 por la ONU, el objetivo de este “Protocolo Modelo para la Investigación legal de Ejecuciones Extralegales, Arbitrarias y Sumarias” es determinar si hubo ejecución.

“Las ejecuciones que se sospeche que son extralegales, arbitrarias o sumarias pueden investigarse con arreglo al derecho nacional o local vigente y culminar en procedimientos penales”, dice el documento que explica las técnicas sugeridas para una investigación de este tipo. “Sin embargo, en algunos casos los procedimientos de investigación pueden resultar inadecuados debido a la falta de recursos y conocimientos o a que el organismo encargado de realizar la investigación puede ser parcial. De ahí que sea menos probable que prosperen esos procedimientos penales”, añade el texto.

El documento destaca que “los principios fundamentales de toda investigación viable sobre las causas de la muerte son competencia, minuciosidad, oportunidad e imparcialidad de la investigación”.  Bajo esos conceptos, el protocolo detalla los aspectos que deben considerarse sobre los procedimientos y propósitos de una indagación. Allí sugiere una serie de medidas que deberían llevarse a cabo durante el proceso de la investigación, con el objetivo de “descubrir la verdad acerca de acontecimientos que ocasionaron la muerte sospechosa de una víctima”.

Por otra parte, el documento sostiene que “en los casos en que se sospeche la participación de un gobierno, puede no ser posible una investigación objetiva e imparcial”, por lo que sugiere en esos casos la creación de “una comisión indagatoria especial”. “También puede ser necesaria una comisión indagatoria cuando se advierte la falta de conocimientos especializados”, añade. Con respecto al protocolo de autopsia, que es lo que se aplicó en el caso de Santiago Maldonado, el documento explica que el modelo propuesto “incluye una lista amplia de pasos que un examen forense básico de autopsia debería seguir en la medida de lo posible con los recursos disponibles”.

El uso de este protocolo “permitirá una resolución pronta y definitiva de casos potencialmente controvertidos y pondrá fin a la especulación y las insinuaciones estimuladas por preguntas no respondidas, o respondidas sólo parcial o malamente en la investigación de una muerte aparentemente sospechosa”.

“Es sumamente importante que la autopsia realizada después de una muerte controvertida sea minuciosa. La documentación y constancia de las conclusiones de la autopsia deben ser igualmente minuciosas con el fin de permitir el uso significativo de sus resultados”, destaca el texto del protocolo.

Autopsia

 

A continuación, algunos de los pasos que sugiere el protocolo para la autopsia:

 

  1. Investigación de la escena: El prosector o los prosectores y los médicos forenses deben tener el derecho a acceso a la escena en que se haya encontrado el cadáver. Debe notificarse inmediatamente al personal médico para asegurarse de que no se produzcan alteraciones del cadáver. Si se niega el acceso a la escena, si se altera el cadáver o si se retiene información, debe dejarse constancia de ello en el informe del prosector.

 

Debe establecerse un sistema para coordinar la labor de investigadores médicos y no médicos (por ejemplo, organismos encargados del cumplimiento de la ley). En él se deben resolver problemas como la forma en que se notificará al prosector y quién estará encargado de dirigir las actuaciones. La obtención de ciertos tipos de pruebas suele ser el papel de los investigadores no médicos, pero los médicos forenses que tienen acceso al cadáver en el lugar de la muerte deben tomar las siguientes medidas:

 

  1. a) Fotografiar el cadáver en la forma en que fue hallado y después de haber sido movido;

 

  1. b) Dejar constancia de la posición y condición del cadáver, incluida su temperatura, lividez y rigidez;

 

  1. c) Proteger las manos del occiso, por ejemplo, con bolsas de papel.

 

  1. d) Tomar nota de la temperatura ambiente. En los casos en que se ignore el momento de la muerte, debe dejarse constancia de la temperatura rectal, o se deben recoger los insectos presentes para estudio entomológico forense. El procedimiento aplicable dependerá de la extensión del intervalo aparente entre la muerte y la autopsia;

 

Peritos de parte y alrededor de 50 personas participaron del proceso de la autopsia que se llevó a cabo ayer en la morgue judicial de Buenos Aires

Peritos de parte y alrededor de 50 personas participaron del proceso de la autopsia que se llevó a cabo ayer en la morgue judicial de Buenos Aires.

  1. e) Examinar la escena en busca de sangre, ya que esta puede resultar útil para identificar a los sospechosos;
  2. f) Dejar constancia de la identidad de todas las personas que se encuentren en el lugar;
  3. g) Obtener información de los testigos que se hallen en el lugar, incluidos los últimos en ver vivo al occiso, la oportunidad, el lugar y en que circunstancias lo hicieron. Entrevistar a todo el personal médico de emergencia que pueda haber tenido contacto con el cadáver;
  4. h) Obtener la identificación del cadáver y otra información pertinente de amigos o parientes. Obtener el historial médico del occiso de su médico y la documentación de hospitales, incluida cualquier intervención quirúrgica anterior, uso de alcohol, medicamentos o drogas, intentos de suicidio y hábitos;

 

  1. i) Poner el cadáver en una bolsa apropiada o su equivalente. Conservar esta bolsa una vez que se extraiga el cadáver de ella;
  2. j) Guardar el cadáver en un lugar refrigerado seguro de manera que no se pueda interferir con el cadáver ni con las pruebas;
  3. k) Asegurarse de que los proyectiles, armas de fuego, cuchillos y cualquier otro tipo de armas se encuentre disponible para su examen por el personal médico encargado;
  4. l) Si el occiso estuvo hospitalizado antes de la muerte, obtener los datos relativos a su admisión o especímenes de sangre y todas las radiografías y examinar y resumir los registros del hospital;
  5. m) Antes de iniciar la autopsia, familiarizarse con los tipos de tortura o de violencia que predominan en ese país o localidad

 

  1. Autopsia: Durante la autopsia debe seguirse el protocolo siguiente:
  2. a) Dejar constancia de la fecha, la hora de iniciación y término y el lugar de la autopsia (una autopsia compleja puede tardar hasta un día entero de trabajo).
  3. b) Dejar constancia del nombre (o los nombres) del prosector (o de los prosectores), el o los asistentes participantes y todas las demás personas presentes durante la autopsia, incluidos los títulos médicos o científicos y las afiliaciones profesionales, políticas o administrativas de cada uno. Debe indicarse la función de cada persona en la autopsia, y debe designarse a una persona para que oficie de prosector principal, quien dirigirá la realización de la autopsia. Los observadores y demás miembros del equipo estarán sujetos a la dirección del prosector principal y no deberán interferir en sus funciones.

Debe dejarse constancia del tiempo en que cada persona se encontró presente durante la autopsia. Se recomienda el uso de una hoja en que se deje constancia de la presencia mediante la firma de cada persona.

  1. c) Es fundamental contar con fotografías adecuadas para documentar detalladamente las conclusiones de la autopsia (el protocolo detalla cómo deben ser estas fotografías)
  2. d) Radiografiar el cadáver antes de extraerlo de su bolsa o envoltorio. Deben repetirse las radiografías tanto antes como después de desvestir el cadáver. Puede hacerse también fluoroscopía. Fotografiar todas las películas de los rayos X; (el protocolo da detalles de qué radiografías se deben realizar)
  3. e) Antes de desvestir al cadáver, examinar el cadáver y las vestimentas. Fotografiar el cadáver vestido. Dejar constancia de toda joya;
  4. f) La vestimenta debe extraerse cuidadosamente y depositarse encima de una sábana o bolsa de cadáver limpia. Dejar que se seque la vestimenta si está ensangrentada o húmeda. Describir la vestimenta que se saque y ponerle una etiqueta permanente. Colocar las vestimentas bajo la custodia de una persona responsable o conservarlas, por cuanto pueden ser útiles como prueba o a los efectos de la identificación.

El examen externo e interno

 

El protocolo destaca que el examen externo, centrado en la búsqueda de pruebas externas de lesiones, es, en la mayoría de los casos, la parte más importante de la autopsia. Sobre este punto destaca algunos pasos importantes a llevarse a cabo, como fotografiar todas las superficies, describir y documentar los medios utilizados en la identificación, dejar constancia del grado, ubicación y fijación de la rigidez cadavérica; tomar nota de la temperatura corporal y del estado de preservación; tomar nota de todos los cambios de la descomposición, como los desplazamientos de la piel, entre otros aspectos importantes.

En cuanto al examen interno, que apunta a determinar la presencia de pruebas internas de lesiones, el protocolo sostiene que “debe aclarar y ampliar el examen externo”.

Entre otras cuestiones, resalta que se debe “realizar el examen ya sea por regiones o sistemas del cuerpo, incluidos los sistemas cardiovascular, respiratorio, biliar, gastrointestinal, retículoendotelial, genitourinario, endocrino, muscular y nervioso central”. A continuación, el protocolo detalla todos los datos de esta parte de la autopsia de los que se debe dejar constancia. Este paso incluye un examen minucioso de todos los órganos del cuerpo que está bajo análisis.

Otro de los puntos que destaca el protocolo es que se deben hacer “todos los exámenes toxicológicos y guardar parte de las muestras examinadas para permitir su reexamen”. También detalla cuáles son las pruebas que deben guardarse, como proyectiles, perdigones y fibras que puedan hallarse durante la autopsia, la vestimenta, las uñas y las raspaduras debajo de ellas, etc.

” Al concluir el informe de la autopsia deben resumirse las conclusiones y la causa de la muerte. Ello debe incluir las observaciones del prosector en que se atribuyan las lesiones a traumas externos, intervenciones terapéuticas, cambios posteriores al deceso o a otras causas. Debe hacerse un informe completo a las autoridades competentes y a la familia del occiso”, concluye el capítulo del protocolo referido a la autopsia.

FUENTE: Diario “La Nación”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *