Gendarmes rescataron a cuatro sanjuaninos varados a 4.000 metros de altura

Un desperfecto en el auto los dejó detenidos entre las aduanas de Chile y Argentina, en medio de un temporal de viento y nieve. La historia tuvo un final feliz. 

Agua Negra
Una terrible experiencia vivió una familia sanjuanina cuando volvía de pasar unos días de vacaciones en Chile y se le rompió el auto a 4.000 metros de altura, en el Paso de Agua Negra.

El relato de lo vivido lo hizo viral a través de Facebook la propia damnificada, Cecilia Lahoz, a la vez que agradeció a los gendarmes argentinos que cruzaron hacia el lado chileno en medio de la noche y con temperaturas bajo cero para rescatar a los cuatro integrantes que permanecían desde hacía varias horas en el automóvil.

Todo sucedió el pasado 10 de enero cuando los sanjuaninos emprendían su viaje de regreso hacia la provincia desde el otro lado de la cordillera. “Pasamos a las 17 horas haciendo aduana chilena siendo el último auto en salir del país, delante nuestro venía una Toyota Hilux. Éramos los dos últimos vehículos en camino a San Juan a 4.000 metros de altura y todavía del lado chileno, siendo las 19 horas el auto sufrió una falla mecánica y se apunó dejándonos totalmente varados”, relató la mujer.

Lahoz añadió que ante esto quisieron empujar el vehículo para poder hacerlo arrancar y continuar viaje, pero el esfuerzo fue inútil. “Decidimos no tocarlo más para no agotar batería. Pensando que pronto nos irían a buscar. Pasaron las horas, el frío aumentaba cada vez más. Empezó un temporal de viento sur y aguanieve. Eran cerca de las 23 horas y seguíamos encerrados en el auto, todos descompuestos con vómito, dolor de cabeza debido a la altura”, continúo. 

En el auto iban dos adultos y dos menores, entre ellos el hijo de Cecilia de un año. “Se imaginan mi desesperación con su corazoncito que le latía a mil y no paraba de vomitar, seguíamos encerrados para no perder el oxígeno que teníamos. Los vidrios empezaron hacerse escarcha de hielo por el lado de adentro. Empezamos a tener los primeros síntomas de hipotermia (dicho por los enfermeros). Eran las 0 de la noche, ya habíamos perdido las esperanzas. Todo oscuro, el viento que golpeaba el auto y el frío que no cesaba”, escribió Lahoz.  En ese momento, ya pasada la medianoche, vieron unas luces sobre el cerro y allí explotaron de felicidad. Eran integrantes de la Gendarmería Nacional Argentina que habían cruzado al lado chileno para buscar el auto varado entre las aduanas de ambos países. 

“Según el sistema, el último vehículo que pasó por la aduana chilena fue la Hilux. Nosotros no figurábamos. Gracias a que siempre preguntan a los vehículos si viene alguien atrás, ahí el conductor de la Toyota dijo que venía nuestro auto. Con esa inquietud, Gendarmería llamó a los Carabineros para que chequearan bien y en un listado escrito a mano sí figurábamos, si no nadie se enteraba de nuestra existencia en la cordillera”, sigue Lahoz.

Finalmente, los gendarmes hallaron el automóvil a la 1 de la madrugada con 6 grados bajo cero y a 4.000 metros de altura en medio de un temporal de viento y nieve. “No sé si llegábamos a pasar la noche”, reflexiona Cecilia.

Desde allí, las cuatro personas fueron trasladadas hasta el Hospital de Iglesia donde pasaron la noche con oxígeno. Al día siguiente pudieron retomar el viaje hacia la Ciudad de San Juan. “Sólo recordamos el nombre del  Gendarme Rafael y Gendarme Tejada. Hay más integrantes de la Fuerza que estuvieron involucrados y nos asistieron a la perfección con mucha predisposición. Mil gracias Gendarmería de la Aduana Argentina “Paso de Agua Negra” y al Hospital de Iglesia”, concluye el posteo de Lahoz.
FUENTE: www.diariodecuyo.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *