Un Gendarme en Malí, la Misión más peligrosa de las Naciones Unidas

La Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) es una misión de paz establecida por el Consejo de Seguridad en su resolución 2100 del 25 de abril en 2013, con el objetivo de estabilizar el país tras la rebelión tuareg de 2012. Sin embargo, la ansiada pacificación parece lejos de concretarse y cada día, las noticias internacionales la mantienen en el ojo de la tormenta.

Con un total de 16.443 integrantes y 237 muertos, el Cuartel General de la Misión de la ONU se encuentra en la ciudad de Bamako, capital de Malí.  En ese lugar se encuentra Ricardo Aníbal Cardón, un ex Oficial de la Gendarmería Nacional Argentina, que desde hace varios años se desempeña como Oficial de Seguridad de las Naciones Unidas.  Para conocer algo más de la situación en la que se vive en el día a día de la Misiones, tomamos contacto con este argentino que, adaptado a las situaciones difíciles que se viven en las Misiones de Paz de las Naciones Unidas, nos cuenta hoy su experiencia.

¿Dónde nació y cómo fue su infancia?

Si bien Nací en Capital Federal, en el barrio de Balvanera, me crie en la localidad de Luis Guillón, Provincia de Buenos Aires. Mi infancia fue normal, viví con mis padres y mi hermana menor en el hogar familiar, hasta que me incorporé a la Escuela de Gendarmería Nacional en marzo de 1980.

¿Cuáles fueron sus actividades previo al ingreso a la Gendarmería Nacional Argentina?

Una vez que terminé mi escuela Secundaria, en el colegio Nacional Gobernador Mariano Saavedra, de Monte Grande, en 1978, me tomé el año 1979 como sabático y en 1980 ingrese a la Escuela de Gendarmería Nacional.

¿Cuáles fueron sus destinos como Oficial de Gendarmería?

Mi primer destino fue el Destacamento Móvil 5, con asiento en la localidad de Sierra Grande, Rio  Negro. En el año 1986 salí de Pase al Escuadrón Aeroportuario Ezeiza, en el que revisté hasta el año 1991. En ese año cumplimenté pase al Escuadrón Seguridad de la Dirección Nacional de Gendarmería Nacional. Durante un tiempo fui agregado a la Unidad de Protección Personal del Director Nacional, y finalmente en el año 1994, cumplimenté pase a la Secretaria General, como Ayudante del Secretario General. De marzo de 1994 a marzo de 1995, me desempeñe como Civilian Police (ahora UNPOL) en la antigua Yugoslavia.

Usted se retiró muy joven de la Fuerza. ¿Cuáles fueron las actividades que desempeñó antes de incorporarse a las Naciones Unidas?

Luego de separarme de la Institución, me desempeñé como Supervisor de Seguridad de Organización Fiel, posteriormente como Jefe de Seguridad de Aeropuertos Argentina 2000 para el aeropuerto de Ezeiza, luego fui Gerente de Seguridad Aeroportuaria de Aerolíneas Argentinas y finalmente trabajé en Intercargo SAC, (una empresa de prestación de servicios de rampa) también en el aeropuerto de Ezeiza, donde me desempeñé en las Gerencias de Seguridad y Operaciones. Finalmente, fui Jefe de Operaciones y Mantenimiento en Piazzola Tango S.A.

¿Cuándo se incorporó a las Naciones Unidas y cuáles fueron sus destino y funciones?

Me incorporé a Naciones Unidas en septiembre de 2005, como Jefe de la Unidad de Seguridad  Aeroportuaria de la ONUCI (Misión de Naciones Unidas en Costa de Marfil) fui el creador de la Unidad, desarrollando los procedimientos y reclutando y entrenando al personal. La unidad brindaba servicios de seguridad en los aeropuertos de Abidján, Bouaké, Daloa y Yamoussoukro.

En 2013, pasé a la UNIOGBIS (Oficina de Naciones Unidas en Guinea Bissau) donde fui designado Jefe de la Unidad de Planeamiento. Entre mis tareas se encontraban el planeamiento del entrenamiento para los miembros de la Sección, el desarrollo de planes y procedimientos, proyectos especiales, adquisición de equipo y la unidad de emisión de Identificaciones para los miembros de Naciones Unidas. Allí también fui el creador de la Unidad, y el artífice de la compra del equipamiento necesario para el inicio de las actividades.

Luego, en 2012, desempeñe tareas como Jefe de la Unidad d e Control de Seguridad Perimetral a la  Misión de Naciones Unidas en Libia (UNMSIL). También allí tuve que crear la Unidad, siendo el responsable de proyectos especiales, como por ejemplo los contratos de Circuito cerrado de Televisión y de la empresa de seguridad contratada, desarrollo de procedimientos, evaluaciones e implementación de medidas de seguridad y entrenamiento básico del personal a mi cargo.

En el año 2013 pase a mi actual Misión, Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA). También en esta ocasión fui parte del equipo que arribo en primera instancia, para iniciar las actividades propias de una Misión de manteniendo de la Paz. En primera instancia me desempeñé como Jefe de la Unidad de Control de Seguridad Perimetral de Bamako, y luego pasé a desempeñarme como Coordinador de Operaciones de Seguridad en Bamako. Cabe destacar que durante los 3 primeros años desempeñé, sin perjuicio de mis otras tareas, las de Oficial Logístico, estando a mi cargo el planeamiento, ejecución y control del presupuesto, la consolidación de los pedidos de los diferentes sectores y unidades, la preparación del plan de adquisición y el requerimiento para la compra de equipamiento, uniformes, armamento y munición y la distribución del material a los diferentes sectores.

Creo interesante mencionar que, siendo técnico Certificado por la empresa L3 Communications (ahora L3 Harris), viaje a instalar, reparar y entrenar Operadores de Maquinas de rayos X a diferentes Misiones de Naciones Unidas en el mundo, entre ellas: Sierra Leona, Liberia, Timor, Burundi, Chad y Líbano.

Desde su experiencia como Oficial de Seguridad de la ONU; ¿Qué consejos les daría a los jóvenes argentinos que, desde distintas profesiones, quieren sumarse a la institución?

Que es fundamental la preparación, no solo desde el punto de vista profesional, adquiriendo un conocimiento profundo de la profesión que cada uno ejerza, pero también y fundamentalmente, en el uso de uno o mas idiomas extranjeros. En general, las Misiones de Naciones Unidas están en países que no son de habla hispana, y aunque lo estén, el idioma de uso cotidiano en Naciones Unidas es el Inglés. Inclusive aquí en Mali, que es una Misión de habla francesa, en muchos casos, se utiliza el inglés, tanto oral como escrito.

Otro aspecto que para mi cobra vital importancia, es estar abierto al intercambio y trabajo mancomunado con personas de distintas nacionalidades y orígenes. Trabajar en Naciones Unidas te enseña que no hay una única manera de ver, analizar o implementar las cosas. Hay que ser respetuoso de opiniones que pueden ser diametralmente opuestas a las nuestras, pero que también son válidas y aplicables.

Por último y estrechamente ligado con el párrafo precedente, es la flexibilidad y capacidad de adaptación. La vida esta llena de imponderables y situaciones imprevisibles, a las cuales debemos adaptarnos y superar los inconvenientes. COVID 19 es una pandemia que nos ha obligado, drástica y abruptamente a cambiar la manera en que se desarrollaban las diversas actividades con anterioridad a la aparición del virus. Esto ha mostrado claramente como, aun cuando podamos creer que hemos analizado y planeado todas las alternativas posibles, siempre puede aparecer algo que cambia drásticamente las reglas de juego.

¿Desde cuándo está destinado en la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA)?

Como dijera, desde el año 2013.

Desde hace varios años, MINUSMA es una de las misiones consideradas más peligrosas del mundo. ¿Cómo es un día suyo en la Misión?

Antes que nada, me gustaría aclarar que Mali es un país de enorme extensión territorial, y la situación y actividades habituales en Bamako son diferentes de las diferentes regiones.  En mi caso, me toca coordinar las operaciones entre diferentes Unidades operacionales de la División Seguridad de MINUSMA, como la unidad de Bomberos, la de Protección personal, la unidad de Control de Seguridad Perimetral y la Unidad de Respuesta a Emergencias, con su Centro de Coordinación de Seguridad dependiente.

Llego a la Oficina cerca de las 08:30, me interiorizo de los temas que necesitan más urgente respuesta, tomo contacto con los Jefes de las unidades que me dependen y me dispongo a responder e-mails, a preparar algún informe que me fuera requerido, o actualizar estadísticas, en fin todo trabajo administrativo.

Cuando termino con esa actividad (que depende del día y la carga de trabajo) recorro un poco el Cuartel general para observar la situación general; paso por la sala de formación de Operadores de maquina de rayos X que hice construir y me fijo que las maquinas se encuentren en operacionales y el lugar se encuentre en condiciones.

La actividad es muy dinámica y muchas veces tengo pequeñas reuniones espontáneas para coordinar, ultimar detalles o solucionar algún problema que se puede haber presentado.

La MINUSMA recibe muchas visitas de dignatarios y personalidades y muchas veces tengo que asistir a reuniones de coordinación. También puede haber otras reuniones ligadas a nuevos proyectos y existen, asimismo, reuniones regulares entre diferentes Unidades de la División Seguridad o con otras Secciones de la MINUSMA.

Dada mi experiencia como técnico y formador de Operadores de rayos X, a veces me es solicitada mi colaboración por algún organismo del gobierno, para proveer entrenamiento a sus miembros.  En general, finalizo mis tareas en la oficina cerca de las 18:00, pero mi teléfono celular esta siempre a mi alcance y se me puede contactar las 24 horas.

¿Qué otro aspecto le gustaría agregar?

Me gustaría agregar algunos aspectos que tienen, para mí, capital importancia. No se si existe algo como una receta para el éxito, pero me gustaría compartir mis vivencias:

  • Que hay que crear y mantener un balance entre la vida personal y profesional. La familia, los amigos, los afectos, nuestros hobbies y pasatiempos son un cable a tierra imprescindible, para poder desarrollar nuestra actividad de una manera completa y eficiente. Soy un afortunado y un agradecido a Dios y a la Vida por lo que me ha tocado: tengo una esposa maravillosa, excelente compañera, unos hijos y un sobrino / ahijado hermosos, educados, responsables que me hacen sentir orgulloso; una madre y una hermana que me han acompañado y ayudado durante toda mi vida. Soy un afortunado que trabaja en aquello que le gusta y he sabido aprovechar las oportunidades que se me han presentado para incrementar mi conocimiento.
  • Nunca renuncié a los sueños. Supe ser tenaz para vencer obstáculos y, en los momentos de dificultad, esperar el momento oportuno para avanzar hacia los objetivos planeados.
  • Trabajar para Naciones Unidas te hace, fundamentalmente, ser empático con otras realidades. Te permite ver tu entorno, en el sentido mas general de la palabra, con otros ojos. Ese simple ejercicio te transforma profundamente y te permite convertirte en un mejor esposo, un mejor padre, un mejor hijo: en definitiva, en un mejor ser humano.
  • Creo firme y profundamente que un mejor ser humano es un mejor profesional, tiene una visión mas completa del mundo, sus sociedades y culturas y es capaz de involucrarse profundamente en la búsqueda de soluciones lógicas y adecuadas para un determinado momento y lugar.

FUENTES PROPIAS

 

2 Comentarios en “Un Gendarme en Malí, la Misión más peligrosa de las Naciones Unidas”

  1. Muy bueno Riki, un orgullo para nuestra promoción, felicitaciones y en lo personal con mucho afecto te puedo decir Te quiero Amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *