IOSFA – Mitos sobre el Cáncer de Mama

Chequeate, no pierdas tiempo

Cinco mitos sobre el cáncer de mama

Es una enfermedad ocasionada por la multiplicación anormal de las células del tejido mamario, que eventualmente lleva a la formación de un tumor maligno. Es el cáncer de mayor incidencia en mujeres, con una tasa de 73 casos por cada 100 mil.

Es por eso que son muy importantes los controles periódicos para poder identificar cambios y signos de alerta. Cabe destacar que, diagnosticado a tiempo, aumentan las posibilidades de cura, con tratamientos menos agresivos que los que se realizan cuando el cáncer está más avanzado.  Hasta el día de hoy no se conocen puntualmente las causas de esta enfermedad, es por eso que existen ideas o creencias erróneas asociadas a ella que conviene aclarar:

  • El cáncer de mama no se da hasta la menopausia

Si bien es cierto que el riesgo aumenta con la edad (más del 70% de cánceres de mama se producen en mujeres mayores de 50 años) los tumores pueden aparecer a cualquier edad. Por ese motivo, es importante realizar controles periódicos.

  • Si no hay síntomas no tengo que preocuparme

 El 75% de casi 21 mil mujeres con diagnóstico de cáncer cada año en Argentina no tenían ningún factor conocido de importancia; muchas de ellas no presentaban sintomatología específica. En algunos casos la enfermedad se anuncia a partir de algún síntoma como nódulos en la mama, cambios en la coloración o textura en la piel, ganglios axilares duros o persistentes entre otros. Cualquiera de estos casos amerita una consulta al médico.

  • Tengo un nódulo en la mama. ¿Es cáncer?

La mayoría de los nódulos en la mama NO son cáncer. Pero como también puede ser una forma de presentación de la enfermedad, todo nódulo u otro síntoma que aparezca debe llevar a la consulta.

  • No se puede hacer nada para evitar la enfermedad

 Está comprobado que existen factores que aumentan el riesgo de desarrollar un cáncer de mama como la vida sedentaria, la obesidad en la posmenopausia, el tabaquismo y el consumo regular de grasas saturadas, entre otras cosas. Por lo tanto se recomienda practicar un estilo de vida que incluya ejercicio físico, moderar el consumo de alcohol, suprimir el tabaco y adoptar una dieta baja en grasas y rica en frutas y verduras.

  • Los corpiños con aro y/o dormir con el corpiño puesto dificultan la circulación sanguínea y linfática y pueden causar cáncer

Es aconsejable utilizar un corpiño que no ajuste demasiado ni comprima los pechos porque esto puede provocar dolores en las mamas o marcas en la piel, pero no existe relación alguna entre la ropa interior y el riesgo de desarrollar la enfermedad.

 ¡La detección temprana favorece al tratamiento y la curación: chequeate, no pierdas tiempo!

Ver Video: https://www.youtube.com/watch?v=DuHxJ1OeXHU

FUENTE: Prensa IOSFA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *