19 Años al Servicio de las Naciones Unidas

El Comandante Pedro Di Maggio fue un Oficial Jefe de la Gendarmería Nacional Argentina que desarrolló una carrera muy particular. Luego de haber prestado servicios durante más de 20 años en distintos destinos de la Fuerza, estuvo dos años asignado bajo mandato de ONU y solicitó su retiro, comenzando a trabajar como personal civil de esa organización mundial. A partir de ese momento, fue destinado en varias Misiones de Naciones Unidas alrededor del mundo, especializándose en la seguridad pública y capacitación de los recursos humanos de los países donde fue asignado.

Para conocer más acerca de su trayectoria nacional e internacional, hoy lo entrevistamos y compartimos sus valiosos conceptos con nuestros lectores.

¿Dónde nació y cómo fue su infancia?

Nací en la ciudad de Buenos aires, en el barrio de Congreso. Mi infancia fue movida ya que mi padre, Farmacéutico, compraba y vendía Farmacias y de esa forma viví en distintos barrios del gran Buenos Aires.

¿Cuáles fueron sus actividades previo al ingreso a la Gendarmería Nacional Argentina?

Me recibí como Bachiller Nacional en el Colegio Don Bosco de Ramos Mejía. Hice un año en la UBA, en abogacía y luego ingresé a GNA.

¿Cuáles fueron sus destinos como Oficial de Gendarmería?

Mis destinos fueron el Escuadrón 10 “Eldorado”, la Escuela de Servicios de Apoyo de Gendarmería (ESPAGN), Escuela Superior de Gendarmería (Curso básico), Escuadrón 32 “Aluminé”, Escuela de Gendarmería “General Guemes”, Escuadrón 44 “Ushuaia”, la Escuela Superior (Curso de Estado Mayor), Escuadrón 21 “La Quiaca” (2do Jefe), la Agrupación “Catamarca”, el Centro de Capacitación para Misiones al Exterior (CENCAMEX) y finalmente la Misión de Naciones Unidas en Guatemala (MINUGUA).

¿Que representó para Ud las primeras funciones que desempeñó en las Naciones Unidas?

Representaron un gran desafío personal y la posibilidad de conocer y practicar actividades diversas y acceder a lugares remotos y hermosos.

¿Qué representó para Usted haber sido el primer Gendarme que se retiró para desempeñarse como civil de Naciones Unidas?  

No sabía, en su momento, que fui el primer Gendarme que se retiró y pasó como personal civil de la ONU. Ese paso lo viví con intensidad y lo disfruté muchísimo y en él se me abrieron posibilidades de conocimiento casi impensadas y desde el punto de vista económico, fue un horizonte muy atractivo. Me dio mucho gusto y orgullo poder utilizar la capacitación que GNA me había dado en el ejercicio de mis funciones como oficial de seguridad de la ONU.

¿Cuál fue su primera Misión en la ONU y cuáles fueron sus funciones? 

Mi primera misión como civil fue en Timor Oriental. Comencé como oficial de seguridad de una regional y finalicé, luego de cuatro años, como Jefe de seguridad de la Misión.

Desde su experiencia en ese cargo; ¿Qué consejos le daría a un Oficial que quiera postularse para esa función? 

El dominio del idioma Ingles es fundamental. El manejo de las herramientas informáticas también. Es deseable que el candidato pueda hablar una tercera lengua y que tenga una amplia vocación de consensuar y trabajar en equipos interdisciplinarios. Titulo de grado y posgrados son muy valorados y a veces son filtro para el ingreso o para acceder a posiciones superiores.

En base a su experiencia desde el exterior, ¿Cuáles son los aspectos que debería fortalecer un Gendarme para trabajar en la ONU?

Debe dejar de pensar que la ONU es GNA. Hay funciones y actividades de seguridad que tienen un componente básico común pero el adaptarse a nuevas modalidades y diversas formas de ver y pensar la realidad es fundamental para quien desee ingresar a la ONU.

¿Cuáles fueron las últimas funciones que desempeñó como funcionario civil de ONU?

Mi último destino fue el Departamento de Seguridad de Naciones Unidas (UNDSS), desempeñándome como asesor de seguridad en Venezuela. 2014/19. Presté servicios también en el triángulo norte de Centroamérica, área sumamente conflictiva. 4 años en Honduras y 4 en El Salvador, además de los dos años en Guatemala, uno en MINUGUA y el otro como en lace policial entre ambos países y agregado técnico en la Embajada Argentina en ese país. En Colombia, entre el 2004 y 2006 estuve en la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, en la ciudad de Cali.

¿Qué aspectos destaca del trabajo dentro de una organización como las Naciones Unidas?  

La riqueza de interrelaciones personales y el conocimiento de diversas realidades que otorga el trabajo en la ONU es invalorable. Uno ingresa de una forma a la Organización y cuando se retira, su personalidad, se ha moldeado notablemente, mayormente, con situaciones positivas, pero también con eventos traumáticos. La serena alegría de ver que con el trabajo que uno hace en algunos lugares del mundo puede cambiar en algo la situación de poblaciones afectadas es un valor que uno lleva orgullosamente dentro de su mente y corazón.

Tras regresar al país y luego de una larga carrera en los máximos niveles de seguridad pública ¿Qué aspectos le llama la atención?

Me llama la atención que cuando el personal retirado, que ha prestado servicios tantos años en una organización internacional, no se lo convoque o utilice de acuerdo con esas experiencias adquiridas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *